Opermedia

7 estrategias que te posicionan como experto

7 estrategias que te posicionan como experto

Los talentos del individuo y la práctica constante permiten al experto el desarrollo de destrezas y afinación de los sentidos de tal forma que llegan a tener capacidades muy superiores a las del promedio de las personas. De este razonamiento se desprende que:

Las personas con talento ven más cosas y las ven mejor.

Y esto tiene una explicación muy sencilla que no debemos obviar:

El ojo no ve lo que el cerebro no conoce.

Siendo éste el motivo por el cual las personas promedio, llegado el momento, buscan la ayuda de un experto.

Los negocios no escapan a esta necesidad. Para esto, debemos saber que transformarse en el experto que el público necesita es adquirir las destrezas y habilidades necesarias, porque ser experto no solo implica tener la experiencia suficiente y dominar el área de conocimiento. Alguna vez te preguntaste ¿Por qué no llegan suficientes clientes a tu negocio? ¿Por qué tus ventas no crecen? Seguramente a pesar de poner el mejor empeño en tu trabajo no estás teniendo los resultados que deseas, pero también, seguramente no te haz hecho las preguntas adecuadas que te ayudarán a dar el paso inicial para ser identificado como un experto:

  1. ¿Conozco a mis clientes?
  2. ¿Les ofrezco lo que realmente necesitan?
  3. ¿Les ofrezco lo que necesitan en el momento adecuado?
  4. ¿El público sabe de mis conocimientos y capacidades?

Transformarse en el experto que el público necesita, puede ser una tarea tan complicada o tan sencilla como nuestras aptitudes actuales lo permitan; lo que significa que posiblemente debamos desarrollar aptitudes que no se tienen. No obstante sus conocimientos, un experto también debe tener otras características:

  1. Saber escuchar para identificar el problema principal y dar la mejor respuesta o solución en cada caso.
  2. La capacidad de análisis crítico sin sesgos de percepción.
  3. Claridad de expresión que le permitan comunicarse de forma ordenada tanto a otros expertos como a no expertos.

Estas destrezas pueden ser adquiridas mediante la práctica constante, pero hay algunas estrategias sencillas que practicadas de forma constante ayudarán a ser percibidos como expertos en nuestra área. De esta forma podremos diferenciarnos de nuestros colegas y más aun, del resto. Algunas de éstas estrategias podrían parecer obvias, pero de no ponerlas en práctica nuestra transformación para ser percibidos como expertos puede llevar más tiempo del esperado.

1. Definir el área de especialización

Este es nuestro punto de partida y aunque se tenga una buena trayectoria en el pasado, el objeto de esto es identificar un área específica; donde nuestros conocimientos y habilidades nos hagan sentir cómodos y a gusto para explotarla al máximo. Puede ayudar si se revisan los trabajos realizados para encontrar los más frecuentes y hacerlos destacar de forma importante como nuestra especialidad.

2. Crear una identidad

Definitivamente es necesario para ser identificado por clientes y el público, con la imagen que se desea proyectar. Las palabras sencillas son las mejores por ser más fáciles de recordar, además de una frase que te identifique como experto en tu área de conocimiento; creando una marca personal o comercial que en la mente del público los haga pensar en ti y en tus servicios o productos. Es posible que ya tengas una marca personal o comercial, pero después de definir tu área de especialización tal vez necesites hacer algunos ajustes.

3. Darse a conocer

Existen diversas formas de darse a conocer, Pueden usarse los medios tradicionales como apoyo, pero eso nos convertirá en uno más de los ya existentes. Un experto desarrolla contenidos útiles y de interés para publicarlos en un espacio especializado, donde puede compartir con otros expertos su conocimiento y experiencia. No es necesario convertirse en escritor porque también puede supervisar su desarrollo o usar otros formatos como infografías, audios y videos que proporcionen información útil y de valor. Además de dar pláticas o conferencias o participar en ferias y eventos relacionados con tu área de conocimiento. Otra forma de darse a conocer es tener presencia en internet, mediante una página web propia y usar las redes sociales, foros y medios especializados, para lograr credibilidad como experto en un área específica, sin abarcar otros temas; repito, sin abarcar otros temas. No intentes ser un todólogo porque es el camino más corto a la pérdida de credibilidad y no queremos eso.

4. Enfocarse en soluciones

Este podría ser uno de los puntos más importantes. Si tu objetivo es vender tu producto o servicio, requiere un cambio de mentalidad para ofrecer soluciones a los problemas del cliente en vez de tratar de venderle un producto o servicio. Dependiendo de tus habilidades y con la debida explicación como experto, la venta se hará por si sola, no solo de los productos que el cliente necesita, también de productos relacionados. Al ofrecer soluciones en vez de vender productos, el cliente siempre recordará a quien le ayudó a resolver un problema, no a quien le vendió algo que necesitaba para resolver un problema. Esta es la enorme diferencia entre un experto y vendedor… y por favor, no mientas a tus clientes o prospectos, tarde o temprano, todo se descubre.

5. Socializar con otros expertos

Es una realidad. Los negocios viven de las relaciones y en este caso, al relacionarse con otros expertos, no solo importa el conocimiento que se comparte, también son importantes las referencias. Los expertos son para el público como el consejero que buscan cuando tienen un problema. La recomendación de un experto a otro siempre tiene mayor consideración al convertirse en referente para el cliente, ganando en posición y credibilidad, ya que sin dudarlo, el cliente tomará casi como instrucción directa el consejo del experto a quien acudió. Al formar alianzas y organizaciones con otros expertos de otras áreas de conocimiento relacionadas, se crea una sólida comunidad donde no existe problema que no pueda ser resuelto y donde todos ganan.

6. No dejes de prepararte y actualizarte

El cambio se ha vuelto una constante de actualidad. Nuevas tecnologías, nuevos diseños, nuevos materiales, nuevas formas, en fin, casi todo cambia constantemente y es necesario adentrarse en los cambios o en pocos meses dejaremos de tener el conocimiento que da soporte a nuestra experiencia. Existen muchas formas de mantenerse actualizado y en primera instancia son las relaciones con otros expertos con quienes se puede compartir información y contenidos. Con la facilidad de acceso a internet, la curiosidad puede llevarte a la investigación propia. Los medios especializados o las publicaciones de tus proveedores son buena opción, pero son mejores los seminarios o talleres que imparten tus proveedores o instituciones especializadas, donde al término de éstos, proporcionan diplomas y reconocimientos, que posiblemente tengan un costo, pero avalan tu conocimiento y dan soporte a tu posición de experto.

7. No esperes resultados inmediatos

Los puntos mostrados en esta guía te garantizan ser percibido como experto en tu área de conocimiento, sin embargo, esto no ocurre de la noche a la mañana. Decir que eres un experto en tal o cual área no significa que lo seas. Tu transformación en el experto que el público necesita implica también adquirir nuevas aptitudes y nuevos conocimientos, pero principalmente nuevas formas de pensar y obviamente esto también lleva tiempo. Seguramente ya tienes los conocimientos de un experto, pero de eso a que el público sepa quién eres, conozca tus capacidades y comiences a ver los frutos de tu transformación, también es cuestión de tiempo. Lo más recomendable es ser disciplinado y constante.

 

¡ Compártelo !