Lo que debes saber

El dinero fácil no existe. Es una realidad que debemos admitir. Quien usa sus habilidades para ganarse la vida tiene el sueño de estar entre los mejores y si tiene un negocio propio desea hacerlo crecer y mejorar sus beneficios. ¿Por qué razón a unos les cuesta más que a otros? Todo inicia con una idea, un lugar, un momento y la imagen que el público tiene de nosotros. Estos factores son susceptibles de cambios y cuando se alinean en la dirección correcta, la situación es más fácil.

Con la actual fiebre de Marketing digital se han levantado ideas sensacionalistas y erróneas que muy pocos pueden identificar. No estoy en contra de esos métodos para conseguir más clientes e incrementar las ventas, pero me parece  inadecuado querer aplicar la misma técnica a todos los negocios. Para que la estrategia a implementar sea efectiva, debe ser acorde y realista a la situación particular de cada negocio o emprendimiento. Lograr el crecimiento de un negocio no es fácil, ni rápido, ni en automático. La panacea de tu negocio no está en invadir las bandejas de entrada con mail-marketing (8 mitos sobre la automatización del marketing) o en comprar espacios en las redes sociales para que tu mismo elabores un anuncio “vendedor” de tu negocio, marca o producto, midiendo su  efectividad con infinitas pruebas A/B mediante un código al que llaman pixel… con la esperanza de que funcione bien, fácil y rápido. Si todo esto es cierto, la pregunta obligada es: ¿Cómo se lograban los negocios antes de las redes sociales?

Esto me hace recordar a la fiebre del oro de Klondike, donde de casi 100,000 hombres que fueron empujados por esta idea y la crisis norteamericana de la época, solo 30,000 llegaron al lugar, 4,000 encontraron el precioso metal y menos de 5 centenares de ellos se hicieron verdaderamente ricos con el oro. Lo más curioso de esta historia es que quienes lograron amasar fortunas considerables sin la incertidumbre de la búsqueda, fueron quienes vendían los derechos de extracción de oro y los emprendedores que aprovechando la demanda de la creciente población, vendían lo necesario para ir en busca del oro o para vivir en Dawson City, donde un vaso de leche fresca llegó a costar 5 veces más que una copa de whisky; y en un salón cerrado se cobraba por escuchar noticias recientes mediante la lectura del periódico de ciudades como San Francisco o Seattle. ¿Encuentras algunas similitudes con la fiebre del marketing actual?

Tal vez la situación actual de tu negocio o emprendimiento se encuentra muy lejos de la que se vivió en Klondike durante la fiebre del oro; no obstante, el día tiene solamente 24 horas y no es posible aprovechar más que eso; lo que en otras palabras significa que para lograr más en el mismo tiempo debes hacer las cosas de forma diferente. Lo único cierto en ambos casos, es que si quieres oro debes extraerlo y si quieres éxito en tu negocio debes dedicarte a él haciendo lo que sabes hacer bien y ser tú quien ponga las reglas en tu propia plataforma. Actualmente en México el 75% de los nuevos emprendimientos cierra antes de 2 años, 15% lo harán antes de 3 años y solamente sobrevive el 10% restante (10 datos curiosos del emprendimiento en México). Decenas de nuevos emprendimientos con excelentes productos o servicios desaparecen de la economía productiva por falta de conocimiento en una o más de las áreas fundamentales de negocios. Entonces, está claro que la solución no es solamente una estrategia de marketing.

En Opermedia sabemos que la constancia y la disciplina, apoyadas en un plan de negocios flexible y una estrategia adecuada, son la mejor combinación de elementos para lograr resultados deseados a mediano y largo plazo. Por esta razón, los planes de Opermedia no son para todos, especialmente en estos casos:

  • Deseas resultados fáciles y rápidos: La principal regla de Marketing es que sus resultados son a mediano y largo plazo, independientemente de lo novedosas que sean sus acciones. El marketing no son solamente los envíos masivos de correos electrónicos o los anuncios en las redes sociales. Es, entre otras cosas, conocer a tu cliente, sus necesidades y colocar tu producto en la mente del público de forma impactante.
  • Esperas a que las cosas sucedan: Pensar que con un anuncio en las redes sociales habrá una fila de clientes esperando que tu negocio abra sus puertas, o que lloverán pedidos después de enviar cientos de correos electrónicos, es algo equivocado. La realidad es que existen infinidad de formas de hacer crecer un negocio y mejorar sus beneficios. Las estrategias deben evolucionar con tus diferentes segmentos de público.
  • No estás dispuesto a transformarte: Lograr el éxito de un negocio necesita la transformación de su propietario y esto implica en primer lugar tener una mente abierta para adoptar nuevas formas de pensar, adquirir nuevos conocimientos, habilidades y hábitos para poder hacer frente a los nuevos retos. Si tu negocio surgió de una idea, una nueva idea o pensamiento puede transformarte a ti y a tu negocio. Es imposible transformar un negocio si su propietario no se transforma antes.

Opermedia es para emprendedores, profesionistas y propietarios de negocios pequeños y medianos que estén verdaderamente comprometidos con el crecimiento de su negocio. El éxito llega cuando nos transformamos en lo que deseamos ser para hacer lo que nos apasiona.